Esta web usa cookies propias y de terceros para ofrecerte la mejor experiencia de usuario. Si continuas navegando, entenderemos que autorizas el uso de estas cookies.


Más información

Esta es nuestra historia y
la de nuestros olivos centenarios...

"Mi pasión por los olivos de la familia es algo atávico, tangible, que hace conectar las generaciones pasadas con las actuales. De hecho, el nombre de carpeum viene de la unión de las iniciales de los nombres de mis hijos."

S. XVIII-XIX

Plantación de los olivos

Hasta donde hemos podido comprobar, los olivos, vienen de la familia Sáenz, que se habría plantado de finales del siglo XVIII a principios de del siglo XIX.

S. XX

Herencia familiar

Ángel Sáenz, mi tatarabuelo, heredó de su padre una parte del olivar. Este lo dejó en herencia a su hijo Segundo (mi bisabuelo) , este a su hija Josefina (mi abuela), esta a su hijo José Antonio (mi padre) y este a su hijo Rodolfo (yo mismo).

1998

Inicio carpeum

A finales del siglo pasado (1998), comencé con gran ilusión la aventura de crear nuestra propia marca de aceite de oliva ecológico, tarea en la que ha colaborado toda la familia, mis padres, mis hermanos, mi cuñada y sobre todo mi esposa, que siempre me ha apoyado hasta conseguir hacer realidad este sueño.
Mi pasión por los olivos de la familia es algo atávico, tangible, que hace conectar las generaciones pasadas con las actuales. De hecho, el nombre de carpeum viene de la unión de las iniciales de los nombres de mis hijos.

S. XXI

Consolidación de la marca

A lo largo de estos últimos años hemos trabajamos mucho para poder obtener un aceite de oliva virgen extra ecológico de la mejor calidad, a la vez que para darlo a conocer y así hacer de carpeum una empresa con futuro.

Actualidad

Seguimos creciendo

En estos momentos ya exportamos a varios países, entre los que se encuentran: Alemania, Bélgica, Canadá, Colombia, Dinamarca, Ecuador, Finlandia, Francia o Noruega.
Vemos el futuro con ilusión y optimismo para poder hacer de carpeum una marca aún más conocida y valorada por la calidad de nuestro aceite.

En el SXVIII, los olivos y el aceite eran base esencial en el la economía de las familias en Quel, no tanto como comercializadores de aceite, sino como parte esencial en su alimentación. Eran tiempos muy duros, una mala cosecha de oliva suponía una gran pérdida en aceite, ya que era en su mayoría para autoconsumo.

Esta necesidad de garantizar, en la medida de lo posible, cierto volumen de cosecha, hizo que plantasen diferentes variedades de olivo en la misma finca: empeltre, machona, negral, redondilla y royuela. Así, seguro que alguna de ellas produciría buena cantidad de cosecha.

Este es el motivo por el que carpeum tiene todas esas variedades, que confieren a su aceite una composición, aroma y sabor especial.

En Quel, el trujal más antiguo (hoy tristemente ya sólo ruinas) usaba la fuerza de un salto de agua del río Cidacos para mover las enormes piedras de moler, donde a falta de las modernas básculas, calculaban por fanegas (unidad de volumen) la cantidad de oliva a molturar. La oliva se guardaba en el alorín (estructura de obra destinada a almacenar cosechas) hasta que en sacos se llevaba al trujal.

Hoy el proceso de obtención del aceite, lo hacemos enfocado a buscar la máxima calidad, utilizando sólo olivas sanas, con medios mecánicos y baja temperatura. No tenemos aquellos rendimientos, que por pura necesidad nuestros abuelos conseguían (26 – 28 %), pero a cambio, calidad es la mejor que se obtenido en todos estos años.

Es importante destacar que nuestro aceite es de cultivo ecológico certificado. Con ello conseguimos que, además de obtener un producto muy rico de sabor, tenemos un producto que implica un plus en el cuidado de la salud cuando lo consumimos, dándole así la máxima expresión de la parte saludable.

Tampoco debemos olvidar el firme compromiso que tenemos por la conservación de los olivos centenarios y su entorno, nuestra idea es que las próximas generaciones puedan seguir disfrutando de ellos igual que lo hicieron nuestros antepasados o lo estamos haciendo nosotros mismos hoy en día.

Actualmente, además de vender nuestro aceite en España, exportamos a muchos países entre los que se encuentran: Alemania, Bélgica, Canadá, Colombia, Dinamarca, Ecuador, Finlandia, Francia o Noruega.


Designed by: Kiwi Visual Studio